CAPÍTULO X

                                                  Toma de la Plaza de Nogales Revolución Escobarista

LA REVOLUCION EN NOGALES  -  ANTECEDENTES HISTORICOS
SONORA fue uno de los primeros Estados que se opuso a la dictadura del General Porfirio Díaz y se pronunció a favor de la candidatura del señor Francisco I. Madero a la Presidencia de la República.
Cuando el señor Madero tocó en su gira a la región del mayo, muchos sonorenses importantes entre ellos el señor José María Maytorena, recibieron al candidato, le dieron su adhesión y apoyaron posteriormente el "Plan de San Luís" dado en San Luís Potosí el 5 de octubre de 1910 en cuyo 5to. punto decía: 
"Asumo el carácter de Presidente Provisional de los Estados Unidos Mexicanos con las facultades necesarias para hacer la guerra al Gobierno usurpador del General Díaz"
El señor Maytorena recibió nombramiento de parte de Don Francisco I. Madero como Jefe del movimiento revolucionario en Sonora y él mismo escogió por estratégicas las ciudades de Nogales Sonora y Nogales Arizona, para formar la Junta Revolucionaria que tendría como funciones principales la organización del movimiento, la compra de armas y suministros en los Estados Unidos, el manejo de las finanzas y la distribución de la propaganda.
Todos los integrantes de la Junta Revolucionaria eran miembros del Partido Antireeleccionista y estuvo formada por el propio señor  Maytorena, Don Carlos Randall, Don Carlos Harmand, Don Víctor Venegas, Don Alejandro Mackiney y Don Manuel Mascareñas Navarro como vocal. (1)
Como es bien sabido de la Historia, la Revolución cundió por todo el País. En Chihuahua se levantaron en armas Francisco Villa y Pascual Orozco que se convirtieron en los días de sus primeras armas, en paladines de las proclamas revolucionarias de Don Francisco I. Madero, ganando para el movimiento las primeras plazas federales.  (2)
La prensa gobiernista decía: "El General Díaz restablecerá con su acostumbrada energía, la calma y el orden" y a la vez tildaba a Madero como un burguez, anarquista y socialistoide, lo mismo que a los "alzados" los etiquetaban como bandas de latrofacciosos, forajidos, salteadores y robavacas. (3)
Seis meses después ante la inminente caída del porfiriato, el General Díaz renuncia a la Presidencia de la República el 25 de mayo de 1911; también el Vice Presidente Don Ramón Corral quien había sido Gobernador de Sonora y que tanta crueldad demostró en la lucha contra las tribus Yaqui y Mayo, renunció desde París el 4 de mayo del mismo año.
El 31 de mayo de 1911 del Puerto de Veracruz, en el trasatlántico alemán Ipiranga, salió Don Porfirio desterrado de México, rumbo a Francia. Al día siguiente Don Francisco León de la Barra se presentó a las 12:00 horas ante la Cámara para rendir la protesta de ley como Presidente Interino de la República, en acatamiento a lo establecido por los tratados de Ciudad Juárez.
La ley electoral que rigió las elecciones, dio el triunfo a Madero por el período 1911-1915, y el Presidente del Congreso, diputado Manuel Levi, tomó la protesta de rigor al nuevo mandatario a las 11:00 A.M. del día 6 de noviembre de 1911.
Mientras tanto en Nogales, se recibe en su paso para el destierro el día 27 de mayo de 1911, al Gobernador de Sonora Don Luís E. Torres y al Secretario de Gobierno Don Alberto Cubillas.
En ausencia del Gobernador Torres tomaron el poder sucesivamente el Lic. Avelino Espinoza, Don Francisco del P. Morales, Ing. Eugenio H. Gayou y Don Carlos Randall. Por razones del Tratado de Ciudad Juárez, es nombrado Gobernador Interino Don José María Maytorena quien era representante del maderismo en la entidad el día 1 de septiembre de 1911. 
Madero cometió dos grandes errores que le llevaron finalmente a la eliminación física:
1.-el haber tranzado la Revolución con el régimen porfirista por los tratados de Ciudad Juárez y cuando ya fue Presidente electo por:
2.-pactar con sus enemigos políticos los "neo porfiristas" que eran funcionarios y terratenientes que llenaban y obstruían la Administración Pública defendiendo, aún a costa de la vileza o de la traición, los privilegios que obtuvieron durante el porfiriato. (4) 
Ya flotaban en el aire muchas ambiciones mezquinas, muchos desacuerdos y muchas maquinaciones se incubaban silenciosamente. 
Emiliano Zapata rompió violentamente con Madero en estos términos: "Dígale Usted al Lic. Robles Domínguez que le diga a Madero que si no cumple con sus compromisos con el pueblo, no pierdo las esperanzas de verlo colgado en el árbol más alto de Chapultepec, que me ha engañado. (5)
El 28 de noviembre de 1911, Zapata lanza el "Plan de Ayala" desconociendo a Madero como Jefe de la Revolución y como Presidente de la Nación. 
Reconocía como Jefe de la Revolución a Pascual Orozco.
En Chihuahua Pascual Orozco guardaba rencor a Madero porque al asumir éste la presidencia no lo había llamado a ocupar un cargo que premiara su valor probado en los primeros meses de la Revolución, relegándolo a simple Comandante de Rurales, y en protesta por la imposición de Don José María Pino Suárez.
El 25 de marzo de 1912, Orozco se levanta en armas contra el Supremo Gobierno y lanza el Plan de la Empacadora donde desconoce a Madero.
También en Sonora se dieron estas inconformidades porque al triunfo de Madero no se efectuaron radicales reformas sociales ni cambios legislativos de mayor importancia y por desavenencias con el Gobernador José María Maytorena y el Vice Gobernador Don Eugenio H. Gayou quienes despreciaban a las personas que meritoriamente habían luchado para derrocar el régimen dictatorial de Porfirio Díaz. Existía el antecedente de que en las recién efectuadas elecciones se impuso a la fuerza al señor Eugenio H. Gayou, cuando el voto popular favorecía ampliamente al otro candidato Don Francisco del P. Morales.
Este brote orozquista estuvo representado en Sonora por los Generales José Inés Salazar, Antonio Campa, Francisco del Toro, Antonio Rojas y Jesús Trujillo.
En Nogales, Don Manuel Mascareñas Navarro tomó la bandera del orozquismo y el mismo Pascual Orozco le extendió nombramiento de Gobernador Provisional de Sonora en marzo de 1912. Este nombramiento tuvo como consecuencia que fuera perseguido y detenido en la ciudad de Los Angeles California, por sus actividades rebeldes, cuando Orozco envió tres columnas de ataque sobre Sonora.  (foto 104)
El Gobierno Maderista de Sonora respondió enfrentándose al  orozquismo  teniendo al frente al señor Alvaro Obregón quien en esa etapa inició su carrera revolucionaria, derrotado a los rebeldes terminando con el brote subversivo en el Estado.
En represalia el Gobierno confiscó los bienes de Don Manuel Mascareñas Porras, padre de Don Manuel Mascareñas Navarro, aunque después le fueron devueltos; al suscitarse el asesinato de Don Francisco I. Madero y Pino Suárez, en actitud de repudio hacia los conspiradores, Don Manuel se reintegró a las filas constitucionalistas. (1)
El 18 de febrero de 1913 se dio el cuartelazo encabezado por el traidor Victoriano Huerta, Félix Díaz, Manuel Mondragón, Aureliano Blanquet, Bernardo Reyes y el Embajador de los Estados Unidos en México Henry Lane Wilson, quien al ser solicitado por la esposa del señor Madero para que empleara su influencia para salvar la vida de su esposo contestó: 
"Esa es una responsabilidad que no puedo echarme encima ni en mi nombre ni en el de mi Gobierno, su marido no sabía gobernar; jamás pidió ni quiso escuchar mi consejo”(6)
El 22 de febrero de 1913 fueron brutalmente masacrados Don Francisco I. Madero y Don José María Pino Suárez, se erigió como Presidente de la República el usurpador Victoriano Huerta.
El Gobernador del Estado de Coahuila Don Venustiano Carranza, se levantó en armas contra el traidor Huerta e inmediatamente encontró eco en Sonora que se unió al movimiento naciendo el constitucionalismo. El 26 de marzo de 1913 Carranza desconoce al Gobierno ilegítimo de Huerta mediante el "Plan de Guadalupe" y pasa en Sonora algunos meses reorganizando la campaña y organizando el Gobierno Nacional.
Llegó a Hermosillo el 19 de septiembre de 1913 y declaró a Sonora como la primera Capital de la República del Gobierno Constitucionalista.
El Gobernador de nuestro Estado Don José María Maytorena por divergencias políticas y pretextando mala salud, solicitó al Congreso del Estado el 25 de febrero de 1913, una licencia de seis meses y marchó a los Estados Unidos; lo sustituyó interinamente el Diputado Don Ignacio L. Pesqueira quien sin pérdida de tiempo, ordenó mediante una ley del Estado No. 122, limpiar el Estado de tropas federales un día 5 de marzo de 1913.

TOMA DE LA PLAZA DE NOGALES 

El 6 de marzo de 1913 a las 10:00 A.M. sale por tren de Hermosillo el Coronel Alvaro Obregón rumbo a Nogales con 500 hombres que integraban dos cuerpos de rurales y el 4to. Batallón Irregular de Sonora, y en la Villa de Magdalena se le une con sus tropas Juan G. Cabral.
El Jefe de operaciones en el norte era el General federal Pedro Ojeda y la plaza de Nogales estaba ocupada por el Coronel Emilio Kosterlitzky de origen polaco y el Teniente Coronel Manuel Reyes con 205 hombres para la defensa.
El contingente de Obregón llegó hasta el cañón de Quijano y de allí continuaron a pié a marchas forzadas bajo un frío inclemente llegando el día 12 a Lomas a unos seis Km. de Nogales.
Nuestra frontera en esos tiempos contaba con aproximadamente 10,000 habitantes y estaba fortificada de la manera siguiente:
Puesto No.1 al mando del Sargento Manuel Hernández con 21 elementos de tropa, atrincherados en el llamado Cerro de los Locos (entrada de la cañada Buenos Aires).
Puesto No.2 a cargo del Sub Teniente Florentino Cuautle con 21 de tropa cuyas trincheras estaban ubicadas en el llamado "Cerro Mendoza" situado en la parte posterior del actual Palacio Municipal.
Puesto No.3 al mando del Capitán Miguel Del Valle con 23 soldados emplazados en el llamado "Cerro Ojeda" a la entrada de la cañada del Aguajito, hoy cañada Héroes.
Puesto No.4 bajo las órdenes del Capitán Justino Mendieta con 23 de tropa, fortificados en el primer cerro a la entrada de la calle Canal, hoy 5 de Febrero.
Puesto No.5 a las órdenes del sargento Juan Flores con 21 soldados federales atrincherados en los cerros que están ubicados  al oeste de las calles Torres y González en cuya parte baja existió la zona denominada El Ranchito.
Puesto No.6 bajo la responsabilidad del Capitán Rómulo B. Molina. con 22 soldados que se hicieron fuertes en el cerro de la cañada Vázquez.
Puesto No.7 en la zona propia del Cuartel Militar por la calle Ingenieros Norte, al mando del sargento Teodoro Rodríguez con 19 elementos de tropa. También las tropas Huertistas situaron una cadena de tiradores con 55 soldados apostados más adelante de la actual plaza Miguel Hidalgo.
La distribución para el ataque de las tropas revolucionarias fue de la manera siguiente: 
una columna por el oeste al mando del Capitán Gonzalo A. Escobar con 150 hombres, los cuales por desconocimiento del terreno se perdieron momentáneamente internándose a los Estados Unidos.
Otra columna por el lado este a las órdenes del Mayor Antonio A. Guerrero también con 150 elementos de tropa. Por el Centro en una avanzada de diversión el Coronel Alvaro Obregón con 15 Jinetes (7)
A  las  5:00  A. M.  del  día  14 los federales huertistas dieron el toque de diana reglamentario, lo que para los revolucionarios significó el momento de iniciar el ataque. 
Se generalizó la batalla y para el mediodía, Obregón fue informado que los Coroneles Kosterlitzky y Reyes se habían empezado a pasar con sus tropas al lado norteamericano, sin quemar el último cartucho ni derramar una gota de sangre (8).
El  saldo  final  de  esta  batalla,  fue  de  24 muertos  y 24 heridos por parte de las tropas huertistas y 6 muertos y 9 heridos por parte de las tropas revolucionarias (9).  (croquis)  de la batalla
En ese año de 1913 era Cónsul de México en Nogales Arizona, el señor Angel Aguilar. 
Prestaron servicios médicos a las fuerzas revolucionarias, los doctores norteamericanos Fielding y Gusteter.
La caída de Nogales significó para la Revolución algo más que una victoria; con ella se conseguía una magnífica base de aprovisionamiento para obtener toda clase de pertrechos de guerra, pasándolos por la frontera de Nogales Arizona.
Don Venustiano Carranza en su estancia en Sonora, visitó varias veces nuestra frontera atendiendo asuntos políticos, militares y financieros, recibiendo varios préstamos de simpatizantes al movimiento revolucionario, entre ellos de la familia Mascareñas.
Durante alguna de sus estadías en Nogales, visitó la Aduana fronteriza y la escuela J.E. Pestalozzi acompañado de personalidades de la época como Don José María Maytorena quien ya había regresado a hacerse cargo de la Gubernatura, Don  Antonio Varela a la sazón Presidente Municipal de Nogales, C.P. Don  Gustavo  Garmendia ayudante del Primer Jefe, Don Ale-
jandro Joffroy y algunas Profesoras entre ellas Doña Conrada Heredia de Olmos, esto ocurrió el día 30 de septiembre de 1913.  (foto 105)  (foto 106)
El 12 de noviembre de 1913, se entrevistó Carranza  en el Hotel Montezuma de Nogales Arizona, con el señor William Bayard Hale, representante del Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Woodrow Wilson, pero Don Venustiano no accedió a las exigencias de Wilson.
El señor Carranza se encontraba en Nogales el 14 de noviembre de 1913 cuando recibió el telefonema del General Francisco Villa donde le comunicaba la hazaña de la toma de Ciudad Juárez con estas palabras: "Aquí me tiene señor dueño de Ciudad Juárez desde esta madrugada". (11) En esa misma fecha en Nogales Arizona, se efectuó la entrevista entre el Gobernador de Arizona el señor W.P. Hunt y el Gobernador de Sonora Don José María Maytorena.
Antes de retirarse de Sonora, Don Venustiano  Carranza emitió en Nogales, el último decreto que a la letra decía:
Decreto No. 22
"VENUSTIANO CARRANZA 
PRIMER JEFE DEL EJERCITO CONSTITUCIONALISTA, A TODOS LOS HABITANTES DE LA REPUBLICA MEXICANA, SABED:
Que en uso de las facultades de que estoy investido, y considerando: que la escasez de moneda fraccionaria entorpece las pequeñas transacciones y que no puede hacerse una rápida acuñación de esa moneda, he tenido a bien decretar lo siguiente:
ARTICULO 1o.
Se autoriza la emisión de papel moneda para la cantidad de $ 200,000.00 poniendo en circulación billetes con valor de 5 ¢ por la suma de $ 100,000.00 y de 10 ¢ por igual cantidad.
ARTICULO 2o.-
Los billetes tendrán curso forzoso por el valor que represente, pero sólo es obligatoria su admisión en un mismo pago en cantidad no mayor de $ 10.00; pudiendo los particulares cambiar libremente en las Jefaturas de Hacienda y en la Tesorería General, el papel moneda fraccionario que presenten en cantidad de $ 100.00 o sus múltiplos por billetes de mayor valor.
ARTICULO 3o.
Son aplicables a la circulación y redención del papel moneda fraccionario creado por el presente decreto, los artículos sexto y séptimo del decreto No.14 del 25 de Noviembre de 1913.
Por lo tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé debido cumplimiento.
Constitución y Reformas, Cuartel General en Nogales, Sonora..Marzo 4 de 1914."
Los pequeños billetes medían 29 x 54 mm y eran de color rosa y gris.
El 9 de marzo de 1914, Don Venustiano se despidió en nuestra ciudad, del Estado de Sonora, en un estrecho abrazo al ya General Obregón: "estábamos frente al convoy del Jefe Sonorense, quien a las 18:00 horas partiría al sur, para intensificar la campaña. En el momento mismo del abrazo, Obregón dijo al Primer Jefe estas palabras: "a ver quien llega primero a México”  (10)
Don Venustiano partió de Nogales rumbo a Cananea, Naco, Agua Prieta y de allí a Ciudad Juárez, junto con su Gabinete que había formado en Nogales por decreto número 10 de fecha 17 de octubre de 1913. Estaba integrado de la manera siguiente: Lic. Rafael Zubarán Capmany, Secretario de Gobernación; General Felipe Angeles, Secretario de Guerra; Lic. Isidro Fabela, Oficial Mayor de la Secretaría de Relaciones; Ing. Ignacio Bonillas, Oficial Mayor de la Secretaría de Comunicaciones, Fomento e Instrucción Pública y Bellas Artes; Lic. Francisco Escudero Secretario de Hacienda y Crédito Público y Comercio; Don Adolfo de la Huerta, Oficial Mayor de la Secretaría de Gobernación; Coronel Francisco B. Treviño, Jefe del Estado Mayor de la Primera Jefatura; Don Gustavo Espinoza Mireles, Secretario Particular del Primer Jefe; los acompañaban hasta la estación del ferrocarril el Gobernador Maytorena, el General Juan Cabral y por supuesto el General Alvaro Obregón.
La separación del Gobernador Maytorena por licencia solicitada a principios de marzo de 1913 por motivos de salud y por la presión que sobre él se estaba ejerciendo, se  interpretó  por  algunas  personas  como  un  grave  síntoma  de   timidez   para  afrontar  la  situación   inherente  al  desconocimiento  del  Gobierno  de    Huerta.
Al regresar de su licencia, se apersonó en Nogales,   en  el  Edificio  del  Ayuntamiento  (actual correo) una "Junta Revolucionaria" que juzgaría la actitud de Maytorena. De entre los Jefes que asistieron estaban los Diputados Ing. Ignacio Bonillas y Alberto A. Piña, el Coronel Benjamín G. Gil, Coronel Plutarco E. Calles (quien era Jefe de la Plaza de Nogales), Coronel Manuel M. Diéguez, Alfredo Breceda quien presidió la Junta, Juan Sánchez Azcona, José María Maytorena y el General Obregón quien asumió la defensa del Gobernador y con eso bastó para que se absolviera, ratificándolo en el mando el 4 de agosto de 1913. Después de la Asamblea llegaron el Maestro José Vasconcelos y Don Miguel Alessio Robles. A partir de esa fecha se inició una división entre los revolucionarios sonorenses, formándose dos grupos, uno giraba alrededor del Gobernador Maytorena y el otro, que reconocía como Jefe al General de Brigada Alvaro Obregón, acentuándose más esta división en los días que siguieron, debido a la tendencia política de varias de las disposiciones dictadas por aquel Mandatario. (12)
El conflicto interno del Estado fue creciendo y las dos figuras que se enfrentaron decididamente fueron el Coronel Plutarco Elías Calles, (a quien Obregón había dejado en Hermosillo como Jefe de la Plaza y de las fuerzas fijas de Sonora) y el Gobernador Maytorena que, no considerando seguras ni su persona ni su autoridad, había creado una fuerza propia que vigilaba el Palacio de Gobierno día y noche.
Maytorena se puso en contacto con el General Francisco Villa, quejándose de su situación y solicitando su mediación, cosa que vino a ahondar más el distanciamiento que existía entre Villa y Venustiano Carranza. 
Del 8 al 10 de junio de 1914, se encontraba en Nogales con su familia, el Coronel Plutarco Elías Calles la cual tenía domiciliada en la acera donde entonces estaban la Oficina de Telégrafos y la Oficina Federal de Ensayes.
El día 10 de junio de 1914 Calles envió a Don Venustiano un telegrama que entre otras cosas decía: 
"tengo absoluta seguridad que Maytorena está de acuerdo con General Villa. Juzgo por eso igualmente necesaria mi permanencia en el Norte para aumentar mis elementos y contrarrestar trabajos de traición emprendidos” (13) (foto 107)
El día 13 de junio se suscitó el rompimiento entre el Primer Jefe y el General Villa.
Ante el tremendo empuje de los ejércitos constitucionalistas, el 14 de junio de 1914, el traidor Victoriano Huerta renuncia al cargo de Presidente Interino de la República huyendo del País esa misma noche junto con el otro traidor General Aureliano Blanquet quien era Secretario de Guerra, nombrando como Presidente Interino al Lic. Francisco Carvajal (del 15 de julio al 13 de agosto de 1914).
El 15 de agosto de 1914, 6,000 hombres pertenecientes al Cuerpo del Ejército del Noroeste hicieron su entrada triunfal en la ciudad de México. La columna fue presidida por el General Alvaro Obregón; el día 20 entró triunfalmente a la Capital de la República Don Venustiano Carranza e instaló su Gobierno en el Palacio Nacional.
El viernes 21 de agosto salió el General Obregón rumbo a Chihuahua, Chihuahua, con el objeto de entrevistarse con el General Villa y arreglar el  conflicto  que  se  estaba  desarrollando en Sonora.
El día 25, platicando los dos militares sobre el conflicto, Obregón mostró a Villa un telegrama que había recibido de Ciudad Juárez, donde se le informaba que el domingo 23 la Plaza de Nogales había sido tomada por el Gobernador Maytorena con una fuerza de 2,000 hombres, y que muchos soldados llevaban en la copa de su sombrero un listón que decía "Viva Villa". ¿Cómo se explica Ud  esto señor General? - preguntó Obregón - y este respondió solícito: "Compañerito, serán los entusiasmos de nuestra lucha, pues de otro modo no vislumbro por que pueden llevar escrito eso en sus sombreros los soldados de José María Maytorena". (11)
El 26 de agosto el General Villa envió a Nogales el siguiente telegrama:
WESTERN UNION
T E L E G R A M
Theo. N. Vail President.
RECEIVED AT
658 AD 18 MEX GOVT VIA EL PASO JCT
C. JUAREZ CHIH  AUG 26 1914
SR. JOSE M MAYTORENA 
GOB DEL ESTADO NOGALES, SON. VIA NOGALES JCT
MAÑANA ESTARE EN ESA EN COMPAÑIA DEL GENERAL OBREGON SUPLICOLE ESPEREME USTED SALUDOLO AFECTUOSAMENTE EL GRAL EN JEFE.
FRANCISCO VILLA
 
8.59 PM.
El viernes 28 de agosto llegaron a Nogales el Jefe de la División del Norte y el Jefe del Ejército del Noroeste, por ferrocarril vía El Paso, Texas, y el día 29 se entrevistaron con el Gobernador de Sonora en la casa de Don Alejandro Joffroy quien  era concuño de Maytorena, cuya casa estaba ubicada por la calle Juárez número 30, en presencia de los Coroneles yaquis Francisco Urbalejo, José María Acosta y los señores Lic. Manuel Castillo Brito y Luís Aguirre Benavides. 
Después  de  las  quejas y  aclaraciones,  se  levantó  un  acta  en  la  cual  quedaba  establecido  que,  para  solucionar  pacíficamente  las  dificultades  surgidas  en Sonora,  el  Gobernador  Maytorena sería Jefe accidental de las fuerzas que se hallaban en el Estado, al mando de los cuales continuaría hasta que quedara establecido el Gobierno Constitucional de la República, y que las fuerzas que comandaba el Coronel Plutarco Elías Calles serían incorporadas también a las fuerzas que se pondrían al mando del mismo Maytorena. Ese mismo día hubo lugar la histórica entrevista de los Generales Obregón, Villa y John J. Pershing de los Estados Unidos. (foto 108)
El 29 por la noche en Nogales, circularon unas hojas en las que se colmaba de injurias al General Obregón cuya buena fe se desconocía para darle, entre otros títulos, el de traidor, y se apremiaba a las autoridades para que lo castigaran como a cualquier bandolero. (13)
Los dos Jefes revolucionarios se indignaron tanto que tomaron un nuevo acuerdo:
I.-Las fuerzas que se encuentran actualmente al mando del Gobernador Maytorena, continuarán a sus órdenes.
II.- Las fuerzas que estaban al mando del Coronel Plutarco Elías Calles pasarán a depender del General Benjamín Hill.
III.- Ambas fuerzas deberán permanecer en los lugares que actualmente ocupan, sin que se hostilicen en ninguna forma.
IV.- Si cualquiera de los Jefes expresados, violare la prevención comprendida en la cláusula anterior, será atacado simultáneamente por las fuerzas del Ejército del Norte y Noroeste, hasta someterlo al orden, siendo personalmente responsable de los daños que se causen.
V.- Los servicios ferrocarrileros y telegráficos; deberán ser restablecidos en el Estado, a la mayor brevedad posible, para el servicio público. (13)
El 17 de septiembre de 1914, el General Obregón fue llamado a presentarse ante el General Villa. Se encontraba en la ciudad de Chihuahua visitando por segunda vez al General Villa.
Al entrar al despacho de Villa, lo encontró presa de un ataque de furia, y en cuanto lo vio le dijo: El General Hill está creyendo que conmigo va a jugar.... es Usted un traidor, a quien voy a mandar pasar por las armas en este momento. Villa acababa de recibir un telegrama de Maytorena donde le informaba que el General Benjamín Hill marchaba con su tropa a tomar la Plaza de Nogales que estaba en poder del Gobernador del Estado.
Luego pidió a su secretario que enviara un telegrama al General Hill a nombre de Obregón para que se desistiera y se dirigiera a Casas Grandes, Chihuahua, pidió el consentimiento de Obregón y éste lo otorgó.
Después dijo a su secretario: "pida por teléfono 20 hombres de la escolta de "Dorados" para fusilar a este traidor". 
Una vez que Villa se hubo calmado, se acercó a Obregón y con voz quebrada y rompiendo en llanto dijo: "Francisco Villa no es un traidor; Francisco Villa no mata hombres indefensos, y menos a ti, compañerito, que eres huésped mío. Yo te voy a probar que Pancho Villa es hombre y si Carranza no lo respeta, sabrá cumplir con los deberes de la Partria". (8)
El 21 de septiembre de 1914, en Chihuahua, FranciscoVilla desconoce al Primer Jefe Constitucionalista.
El 23 de septiembre de 1914 en Nogales, en un duro manifiesto, el Gobernador de Sonora Don José María Maytorena, desconoce a Venustiano Carranza. Ese mismo día ordena Maytorena se ponga la primera cerca Internacional dividiendo los dos países; más tarde los constitucionalistas quitan la cerca y posteriormente los Estados Unidos levantan la cerca definitiva que era de menor altura que la actual, "para controlar el paso de espías" por motivo de la la Primera Guerra Mundial en que estaban enfrascados.
(Nota: este dato tal vez no sea verídico pues la cerca definitiva se instaló uno o dos años después del conflicto Internacional del 27 de Agosto de 1918, por acuerdo de los Gobiernos de los dos Países.)
El 27 de septiembre de 1914 se registra en "Estación Martínez" del ferrocarril Nogales-Cananea el primer choque sangriento entre maytorenistas y carrancistas.
El 3 de octubre de 1914, Maytorena ataca la población de Naco con 5,000 hombres. A fines de octubre, Maytorena y Calles firmaron un pacto después de muchos días de combate, en el cual se declaraba que la frontera de Naco sería evacuada por las fuerzas de Calles y que, convertida en ciudad neutral, no volvería a ser ocupada por ninguno de los bandos. 
También establecieron, para evitar daños en territorio  norteamericano, que se  respetaría la ciudad de Nogales, en poder de las tropas convencionistas, y la de Agua Prieta, ocupada por los constitucionalistas.
Medió este convenio el General Jefe de Estado Mayor del Ejército de los Estados Unidos Hugo Scott.
Por su parte, Don Venustiano, al que la Convención de Aguascalientes había desconocido el 30 de octubre de 1914, buscó refugio en el Estado de Veracruz, donde nombró al General Alvaro Obregón, Jefe del Ejército de Operaciones.
En la segunda quincena de diciembre de 1914, Francisco Villa, antes de marchar a Guadalajara a combatir al General carrancista Manuel M. Diéguez, dispuso enviar una columna expedicionaria, que partió de Chihuahua, con el fin de auxiliar al Gobernador Maytorena en la lucha que mantenía contra el General Plutarco Elías Calles.
Durante ocho meses, de enero a septiembre de 1915 el General Calles, auxiliado por los Coroneles Lázaro Cárdenas, Arnulfo R. Gómez y Jesús María Aguirre, combatió a las huestes del Gobernador Maytorena quien trataba de arrojarlo de la Plaza de Agua Prieta, pero el triunfo estuvo de parte de Calles, por lo que Maytorena tuvo que refugiarse en los Estados Unidos el 1 de octubre de 1915.
Calles se disponía a limpiar el Estado de maytorenistas cuando recibió la noticia de que el propio Pancho Villa se disponía a avanzar sobre Sonora desde Casas Grandes, Chihuahua.
Desde las derrotas infringidas a la División del Norte, por el General Obregón, en el Estado de Guanajuato, la estrella de Villa se había ido opacando y los descalabros se sucedían uno a uno, por eso se concentró en Casas Grandes, Chihuahua, con 12,000 de tropa con la intención de atacar Sonora y apoyar el régimen de Maytorena que era adicto al villismo; contaba con cañones, ametralladoras y abundante  parque  e inició su movilización por el peligroso "Cañón del Púlpito", los días 21 y 22 de octubre de 1915.
Obregón ordenó una movilización de tropas y encomendó al General Francisco R. Serrano que, con 4,000 soldados y 10 cañones acudiera a auxiliar a Calles; estas tropas llegaron por territorio norteamericano con permiso del Gobierno de los Estados Unidos. Ya el General constitucionalista Manuel M. Diéguez se encontraba en Sonora con 15,000 hombres. (foto 109)
El lunes 1 de noviembre de 1915 el General Villa mandó emplazar su artillería a tres Km de Agua Prieta. Después de intentos infructuosos por tomar la Plaza, Villa se retiró a Nogales con intenciones de atacar a Hermosillo; en Nogales el día 13 de noviembre en el kiosco de la plaza "13 de Julio", Villa lanzó un ardoroso discurso, lo acompañaban el Gobernador Don Carlos Randall, el Coronel Francisco Cañedo "el cedazo", el Coronel Enrique Pérez Rul y otros jefes. El 14 de noviembre de 1915 Villa recibió la noticia que vino a sembrar inquietud en las filas de la deshecha División del Norte de que el propio General Alvaro Obregón en persona venía a combatirlo marchando por el lado estadounidense de la frontera hacia Agua Prieta.
Ese día circuló  en la  población  un  boletín militar órgano del ejército convencionista, exaltando la figura del Centauro del Norte, en cuyo encabezado decía:
LA VISITA DEL GENERAL VILLA LEVANTA EN NOGALES UNA OLA DE PATRIOTICO ENTUSIASMO, pero no mencionó a ninguna persona residente de la frontera.
El día 16 sale Villa de Nogales rumbo a Magdalena y el sábado 20 de noviembre al 5to. aniversario de la Revolución se da el ataque a la ciudad de Hermosillo no logrando ocuparla. Al día siguiente Villa se retira ordenada y silenciosamente hacia Chihuahua. 
En Nogales había quedado un destacamento convencionista mismo que fue atacado y derrotado por la caballería constitucionalista al mando del obregonista Lázaro Cárdenas, el 26 de noviembre de 1915. La mayoría de los Jefes capturados fueron fusilados en las inmediaciones del panteón del Rosario. Ese mismo día 26 poco antes de la ocupación de Nogales por Cárdenas, las tropas villistas tirotearon a las tropas norteamericanas en un intercambio de disparos que duró diez minutos resultando tres heridos y dos muertos norteamericanos entre ellos el soldado Stephen D. Little. En esa misma fecha el General Obregón se entrevistó con el Coronel William H. Sage, en la línea Internacional acordando continuar con las buenas relaciones entre los dos países. (foto 110)  (foto 111)
Tres meses antes los días del 17 al 19 de agosto de 1915, se dieron combates en las cercanías de Nogales en las localizaciones llamadas Paredes, Santa Bárbara y Buenavista que eran ranchos propiedad de la familia Mascareñas, siendo derrotados los convencionistas.
Al ser definitivamente derrotados los convencionistas, el Gobernador Interino Don Carlos Randall abandonó el País vía Estados Unidos,  Don  Plutarco Elías  Calles asumió la Gubernatura y el mando de las fuerzas constitucionalistas en Sonora. (foto 112)
Al triunfo de los ejércitos carrancistas e instalado el Congreso Constituyente y promulgada la Carta Magna del 5 de Febrero de 1917, se convoca a elecciones y Don Venustiano Carranza rinde protesta de ley como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos por el período del 1 de mayo de 1917 al 21 de mayo de 1920.
También había surgido una nueva figura política el General Alvaro Obregón presunto candidato a la Presidencia de la República en contra de los anhelos civilistas del jefe  del  Ejecutivo,  cuyo  secreto candidato al máximo puesto público era el Ingeniero Ignacio L. Bonillas, personaje relevante formado políticamente en esta frontera.
A fines de agosto de 1919 el Partido Liberal Constitucionalista postula al General Alvaro Obregón como candidato a la Presidencia de la República; ese mismo año se efectúa una segunda entrevista entre el General Obregón y el ya héroe de la Primera Guerra Mundial el General norteamericano John J. Pershing en nuestras fronteras.  (foto 113)
Estando en Nogales el General Obregón a principios de 1920 lanzó un discurso de inicio de campaña política que decía: "Mañana me lanzo a la campaña, el Estado de Sonora ha respondido en esta vez como ha respondido en todos los momentos solemnes..." (14)
El 7 de abril desde Nogales, el General Calles dirigió al Lic. Zubarán Capmany una misiva de la cual resaltan estos conceptos: 
"todo el pueblo del Estado se ha dado cuenta exacta de los planes criminales de Carranza, y todo el pueblo del Estado está dispuesto, como un solo hombre, a defender su tranquilidad y sostener a su Gobierno.....Yo estoy dispuesto a hacer el sacrificio de mi vida,  porque  se  asiente  como  principio,  que  no  pueden  ya  implementarse  nuevas dictaduras en
México". (15)
La guerra civil estalló el 12 de abril de 1920 al designar el Gobernador de Sonora Don Adolfo de la Huerta al General Plutarco Elías Calles como Jefe Supremo de la primera División del Cuerpo del Ejército del Noroeste con órdenes de marchar al sur para repeler a las fuerzas carrancistas que desembarcarían en el Puerto de Mazatlán.
La rebelión cundió en toda la República y el 23 de abril de 1920 fue lanzado el "Plan de Agua Prieta" donde cesa en el ejercicio del Poder Ejecutivo de la Federación al C. Venustiano Carranza y pone como Jefe Supremo del Ejército Liberal Constitucionalista a Don Adolfo de la Huerta quien asume la Presidencia Provisional de la República.
El Ing. Don Ignacio Bonillas inició su gira política con el apoyo oficial sin lograr el favor popular quien había sido Embajador de México en Washington. El 21 de mayo de 1920, es asesinado en Tlaxcalantongo Don Venustiano Carranza.
El 24 de mayo de 1920 es Presidente sustituto de los Estados Unidos Mexicanos, hasta el 30 de noviembre de 1920, el señor Don Adolfo de la Huerta. El 1 de diciembre de 1920 rindió la protesta de rigor el General Obregón. (foto 114)
Ya como Presidente el "Manco de Celaya" visitó nuevamente a Nogales en 1921, transportado en el "Tren Olivo", siendo recibido conforme a su investidura con los 21 cañonazos, cuyos cañones se emplazaron en la explanada del aeroplano hoy Plaza Miguel Hidalgo. 
Regresó de nueva cuenta a esta frontera ya como candidato por el segundo período y se hospedó en antiguo Hotel Abaddie; por cierto que también estuvo en esta población un personaje tristemente célebre quien después habría de asesinarlo, me refiero a José de León Toral; ¿coincidencia o deliberada mala intención?
Muchos militares pisaron el suelo de Nogales y algunos de ellos fueron Jefes de la Guarnición de la Plaza, entre otros podemos mencionar, en 1887, al Teniente Coronel Francisco Arvizu quien fue sentenciado a muerte y  después conmutada la pena a 20 años de prisión en la Cárcel Militar de Tlaltelolco donde murió. Fue acusado de complicidad por habérsele escapado el Teniente Benjamín Gutiérrez quien estaba bajo su custodia y quien provocara el primer conflicto Internacional donde intervinieron los Presidentes de las dos Naciones. (no el del 27 de Agosto de 1918)
El Coronel Plutarco Elías Calles en 1913; el General Arnulfo R. Gómez quien estaba en funciones cuando el conflicto Internacional del 27 de agosto de 1918, el Coronel Félix Lara también en 1918, el General Félix B. Peñaloza quien era Presidente Municipal en la misma fecha, el General Francisco R. Manzo, el General Antonio Ancheta del 64 Regimiento, el General Fco  Bórquez, el General Manuel Medinaveytia, el General Manuel Aguirre quien residió por muchos años en nuestra ciudad, el General Benito Bernal, el General Carlos Rodríguez Malpica del que recuerdo que cuando era candidato a la Presidencia de la República el..General Manuel Avila Camacho, nos reunió una tarde frente la Guarnición de la Plaza a los que éramos celadores del Resguardo Aduanal y nos dijo:."No olviden ustedes que son servidores del Gobierno y  que en caso necesario están obligados a servirle al mismo por sobre todos los compromisos". (foto 115)
El General Rodríguez Malpica sabía que todos éramos partidarios del General Juan Andrew Almazán, contrincante político del General Avila Camacho. Otros militares que estuvieron en Nogales fueron General José Botello quien se distinguía por sus bigotes a la "kaiser", General Ignacio Rickardy Avila, el General Miguel Luna Camberos, el General Felipe Lepe Ruiz, General Eduardo García, Generales Fausto y Ricardo Topete, General Pablo Macías Valenzuela quien fue el encargado del reclutamiento para la campaña del yaqui en 1927, su hermano Anselmo fue Gobernador de Sonora en 1930, Lic. y General Francisco Castillo Nájera quien fuera Embajador de México en Washington, General Juan Mijárez Palencia, General Francisco Martínez Peralta, General Jesús Gutiérrez Cázarez, General Román Yocupicio quien también fue Gobernador del Estado (1935-1939).
Otros militares que tuvieron alguna ingerencia en esta población fueron los Generales de la Fuerza Aérea Don Gustavo González León, Don Roberto Fierro y Don Alfredo Lezama.
En 1938 nos visitó como candidato a la Presidencia de la República el General Juan Andrew Almazán cuya visita causó algunos enfrentamientos por pasiones políticas.
REVOLUCION ESCOBARISTA 
En el año de 1929 a principio, se hizo palpable cierta inconformidad entre algunos políticos y militares del País por la ingerencia que el General Plutarco Elías Calles ex Presidente de la República, venía ejerciendo sobre el régimen del Lic. Emilio Portes Gil y en la política nacional.
En Sonora, de los inconformes eran el Gobernador de la entidad General Fausto Topete quien proclamaba su franco descontento, lo mismo que el General Francisco R. Manzo quien era el Jefe de Operaciones Militares en el Estado; se incubaba un movimiento armado para derrocar al Gobierno Federal.
Este movimiento llamado "Plan de Hermosillo" estalló simultáneamente en algunas entidades federativas el 3 de marzo de 1929, desconociéndose como Presidente Provisional al Lic. Portes Gil, y reconociéndose mientras tanto, como Jefe Supremo del Ejército Renovador de la Revolución, al General José Gonzalo Escobar; de allí el nombre de Revolución Escobarista o Renovadora (16)
En Nogales la disidencia estuvo representada por Don Bernardo Salazar Araiza quien ocupó brevemente la Presidencia Municipal y posteriormente la Oficina Federal de Hacienda; Don José Pomposo Salazar Araiza, la Administración de la Aduana fronteriza, Don Manuel Gómez Ugarte, la Jefatura de Migración; Don Francisco Romero R., la Oficina de Telégrafos; Don Manuel R. Barreda, la Administración de Correos, etc.
El personal del Gobierno Federal que ocupaba tales cargos, fue encarcelado o se asiló en Nogales Arizona.
En el mes de abril de ese año de 1929, tuvo lugar en esta frontera un bombardeo aéreo por unos cuantos pequeños aviones del Gobierno que atacaron a las fuerzas renovadoras, principalmente al cuartel militar que era un galerón de adobe que estaba ubicado en la esquina de las calles 27 de Agosto y Maclovio Herrera, donde después existió la Quinta Armida y hoy el edificio de TELMEX.
Un día antes se recibió en el Consulado de México en Nogales Arizona vía telefónica desde Sonoita, la información del bombardeo aéreo; en Sonoita estaba esa base aérea y naturalmente yo me enteré porque trabajaba en el Consulado como conserje.
Las fuerzas del Gobierno ametrallaron el cuartel y arrojaron bombas como a las 11:30 A.M. las cuales cayeron una en el cerro de la cañada El Carricito (calle 5 de Febrero), otra por el llamado Cerro Pelón en la cañada Buenos Aires y otra al sur de la ciudad cerca de la Malta o Compañía Cervecera de Nogales.
Por su parte las Fuerzas Renovadoras también ametrallaron a los aviones, logrando derribar a uno cuyos restos cayeron en un baldío que existió frente a la hoy tienda La Garbancera junto con una bomba sin explotar. 
Una de esas bombas sin explotar al momento del impacto en tierra, al ser removida, fue la que destrozó a mi condiscípulo Ramón Ramírez por el rumbo de la Malta; después del bombardeo los aviones aterrizaron en la Plaza de Naco que estaba en manos del General Agustín Olachea. Hubo también otros bombardeos aéreos en Navojoa, Guaymas y Hermosillo.
Durante la breve duración de la Revolución Escobarista, fue apresado el Periodista Don Jesús Siqueiros quien estuvo a punto de ser fusilado por órdenes de la superioridad militar escobarista, pero se salvó gracias a la intervención del General Juan José Rico con el que llevaba una íntima amistad.
Finalmente la Revolución Escobarista fue vencida y sus jefes algunos fueron fusilados y otros se refugiaron en los Estados Unidos.
Como en todos los movimientos armados, las arbitrariedades e injusticias se cometen entre los bandos en conflicto y la Revolución Mexicana no fue la excepción; por todo el País se derramó sangre de gente inocente por venganzas políticas o militares.
Aquí en Nogales en el año de 1930, cuando yo formaba parte del personal de la Aduana, hice amistad con Don Juan Herrera Nieto el cual era titular de la Mesa de Juicios de la propia Aduana y me contó que: 
En 1912, en plena Revolución el ostentaba el grado de Mayor del ejército cuando recibió la orden de efectuar una ejecución. Se trataba del fusilamiento del Coronel Francisco Reyna, quien fue traído en estado de embriaguez desde San Cayetano de Calabazas, Arizona, donde radicaba, a la Guarnición de la Plaza en esta frontera.
Se ignoran los motivos de esta orden, pero el  Coronel Francisco Reyna fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento en el Panteón del Rosario donde fue sepultado en una madruga da de ese año.
(1)  Familia Mascareñas
Archivo Particular
(2)  Valadez, José C:
Historia de la Revolución Mexicana
TI pág 234 (1960)
(3)  Ramírez Plancarte, Francisco.:
La Revolución Mexicana, Interpretación Independiente.
(4)  Portes Gil, Emilio:
Autobiografía de la Revolución Mexicana.
pág. 106 (1964)
(5)  Magaña, Gildardo:
Emiliano Zapata y el Agrarismo en México
TI pag. 64-83 (1951)
(6)  Márquez Sterling, Manuel
Los Ultimos Días del Presidente Madero
pág. 255 (1960)
(7)  4to. Simposium de Historia
Participación de Sonora en la Revolución Mexicana.
CETIS No. 128 nov. (1960)
(8)  Obregón, Alvaro:
Ocho Mil Km. en Campaña.
pág. 38-202-203-204 (1959)
9)  Kranse, Enrique:
Vértigo de la Victoria.
pag. 21-22 (1987)
(10) Bojórquez, Juan de Dios
Carranza Visita Sonora.
Periódico La Voz Del Norte, 28 dic. 1989
(11) Guzmán, Martín Luís:
Memorias de Pancho Villa
pág. 225, 578, (1965)
(12) Sánchez Lamego, M.A.
Historia Militar de la Revolución Constitucionalista.
T III pág. 262 (1957)
(13) Barragán Rodríguez, Juan:
Historia del Ejército y la Revolución Constitucionalista.
TI pág. 502-503, TII pág. 64-65 (1946)
(14) Discursos del General Obregón
TI pág. 64 (1932)
(15) Valenzuela, Clodoveo y 
Ch.; Matamoros, Amadeo:
Sonora y Carranza
pág. 83 (1920)
(16) Calvo Berber, Laureano:
Nociones de Historia de Sonora.
pág. 304-305 (1958)